lunes, marzo 23, 2009

Perro… Para los amigos. Tú me puedes llamar Ericka.

Antes de comenzar esta entrada, he de decir que no me olvide de la fecha ni mucho menos. Lo que pasa es que estaba haciendo esta entrada en casa de Perro a las 6 de la mañana, pero como estábamos en organización y planes y después me quede con Paddy en las clases de francés y hablando del arte y viendo mil videos, entonces ya no la terminé. Deje mi boceto en la lap de Padfoot pero olvide guardarlo. Por lo que empezaré.

Tan cerca y tan lejos es como estuvimos por más de 18 años. No sólo por que por un apellido pudimos haber estado más unidos, sino por que las mil y un coincidencias que pudieron reunirnos y que fue una noche tan genial, la que hizo que por fin nos reuniéramos y ahora nos quedáramos para siempre.

Estudié mi secundaria a una cuadra de tu escuela y jamás nos vimos.

Vivo a 15 minutos de donde viviste por mucho tiempo, pasaba algunas veces por ahí y jamás nos vimos.

Tu tía vive a 10 minutos de mi casa y jamás nos vimos.

Estuviste a punto de apellidarte como yo (Sólo por el primer apellido) Y jamás pasó.

Tu tía me dio clases en primaria y jamás te conocí.

Si de echar culpas se trata, entonces culpemos nuevamente a Harry Potter o a Moony, mejor tal vez quizás al destino.

Es increíble como estuvimos a sólo unos pasos y jamás nos viéramos, jamás conversáramos o hubiese algún tipo de acercamiento. Hasta que llego el 22 de marzo de 2008.

(Jajajajajaja nota cagada: Se escucha la canción de Cabron de los Red Hot XD)

Se hablaba de Perro, de Padfoot, de Ericka, de Fai… todas ella una misma persona. Tu.

Llegó el día 22 de Marzo de 2008, reunión en el Hard Rock Café en donde un amigo de Moony se presentaría con su banda de Rock por un concurso de bandas (Si no mal recuerdo) Cerca de las 10 de la noche llega una persona, se aparta del grupo y saluda sólo a los que conoce. Estábamos en la fila listos para entrar, yo quería un cigarro, tu también. Los compramos y después de fumar, entramos al lugar. Pasamos una larga hora y media en el lugar, gritando, jugando, escuchando y a la vez, sin hacer mucha cosa. Lo normal y natural para una noche de amigos. Teníamos que consumir para que nos sellasen el boleto del estacionamiento, el Perro se aleja con Monty y yo los seguí por que no sabía a donde irían.

Abraxam (Jacob): Hola. ¿Cómo te llamas?

Ericka: Incomodidad, prepotencia, sarcasmo y con una ligera sonrisa y a la vez seriedad responde: Me llamo Ericka, mis amigos me dicen Perro. Tú me puedes decir Ericka. Arqueo una ceja, se giro con tanta seguridad que llegaba a imponer (As always) se giro y siguió en lo suyo, dándome la espalda.

Monty: ¡Perro! No seas grosero…

Ericka: ¿Qué? Su respuesta fue como si no hubiese hecho nada malo a sabiendas de lo que acaba de cometer.

No tuve más que decir, me gire y me fui con Milimac. El plan que nunca existe entre nosotros nos llevo a "La Cueva de los Lobos" el recinto de Rock y cerveza que nos aguardo por muchos meses.

Amantes del rock y de otros géneros. Una cerveza y unas palomitas (rosetas de maíz) nos unieron. De fondo la canción de Héroes del Silencio "La Chispa Adecuada" y las palomitas en el centro. Padfoot comenzó a echar palomitas a todos, yo le seguí hasta que una le cayo en la cabeza… en vez de mentarme la madre o pararse para golpearme (Que dadas las circunstancias era lo primero que esperaba) sólo se dedico a alzar su cerveza y proponer un brindis. Ahí fue donde comenzó el inicio de esta larga historia.

El destino te entrega a las personas cuando las necesitas, no cuando quieres ni mucho menos cuando lo deseas o lo planeas. Esta vez no fue excepción y aquellos momentos en los que tuvimos más de una oportunidad de encontrarnos, no fueron más que meras coincidencias y tiempo justo de preparación. Ya estábamos pre dispuestos a encontrarnos, pero… tiempo al tiempo.

Ya hace un año que te conocí Perrito… mi Padfoot. Igualmente hemos pasado muchas cosas, tanto buenas como malas. Cuando piensas que eres único en tu especie, es por que no has mirado a tu alrededor y no has descubierto lo que nos espera afuera. Tu desmadre y el mío nos hicieron dos favores: a ti, regresar. A mi… salir.

Desde que te conocí y los conocí a ellos (Moony, Abuelo, Tete, Venado, Alonso, Rodrigo, etc) Los fines de semana ya no fueron iguales. Cada fin de semana era ansiosamente esperado. Teníamos una cita ya sea en la calle con algo pendejo por hacer o igualmente no hacer nada y simplemente estar juntos, aunque fuese en casa de Moony.

Las fiestas no se hicieron esperar y a tan sólo un mes y medio de conocerte, te preparé una cena en mi casa, te regale un Marauders Map que hice en tan sólo 3 días. Ya sabes esa historia. Sólo hice un Marauders Map en mi vida y fue para una persona MUY importante e indispensable en mi vida: Nallheli, y me prometí no volver a repetir regalos que deberían de ser únicos, por el valor que este evocaba en el momento de su elaboración, pero rompí mi regla y mi juramento y decidí volver a hacerlo, para ti. Para una persona tan importante, especial e indispensable en mi vida.

Unas semanas antes estabas en el velorio de tu abuelo (JAJA Prometo escribir una entrada de lo que son los velorios con ustedes) y me llamarón Moony y tú, para nombrarme oficialmente un miembro más de su familia: La Real Familia Black.

Las vacaciones Bohemias fueron excepcionales. Simplemente geniales. Te conocí un poco más, aquella madrugada en la alberca… las palabras, nuestros momentos de filosofía y de estupidez.

Los ratos en la moto, las persecuciones, el "¿Quieres avanzar? Pues sácale alitas wey"

La velada que fue para mí más que inolvidable afuera de tu casa, comiendo galletas oreo con leche y planeando nuestros viajes y el tour del terror.

¡Claro! Nuestros tours del terror, en la búsqueda de fantasmas y cosas no pertenecientes en este mundo, más recientemente nuestro viaje a la carretera a Cuernavaca y lo acontecido ahí.

La organización de fiestas se ha vuelto más que imprescindible en nuestras vidas. Siempre tenemos algo por que festejar.

Mis padres ya no arman ningún drama por que ya no llego a mi casa los sábados. De hecho, ya lo saben. Los sábados es de estar con ustedes y de no llegar a casa.

Sex, drugs and existencial crisies. Una frase que abarca más de lo que las simples palabras pueden decirnos.

Compartimos mi llegada, transformación y aceptación (Claro! Con los respectivos problemas que nos llegó a originar) y yo… te conocí, te vi transformarte y aceptarte.

Gracias Perro…. Gracias por esos ratos, por esos momentos por simples, divertidos, por muy idiotas, por los dramas, por el "ahorita vengo", por las lagrimas derramadas, por la felicidad compartida, por todo lo hecho y por todo lo que nos falta hacer. Gracias por dejar de ser Ericka y poder dejarme llamarte Perro. Gracias por tu amistad.

A un año de mil historias y momentos varios, de borracheras que pueden variar… desde estar en casa jugando y haciendo nada, salir de una fiesta y acabar en el piso con un frio del carajo e intentando respirar en la Condesa o en las que simplemente recibes propuestas indecorosas y acabas rechazando la oportunidad XD.

¿Qué más te puedo decir? Si de todos modos ya lo sabes. Si de cualquier forma lo vives y seguiremos escribiendo.

Próxima parada: La fiesta de nuestros cumpleaños.

Por que los tauro ruleamos.

¡Te amo!

¡Viva la Vie Boheme!

2 Comentarios :

Lady Stardust dijo...

Mi vidooooooooo!!!!
Wow me dejaste sin palabras.
Yo tambien te amo muchisimo, gracias por estar en mi vida, por haberte convertido en eso otro amigo en el que puedo confiar ciegamente (digo a final de cuentas ya tenia uno, pero era mi novio y no le podia andar contando mis pato-- perdon perro aventuras con una.. con otro y demás)
En verdad gracias por ese 22 de marzo.
Te adoro hijo mio.

Lady Stardust dijo...

Por cierto acabo de encontarme tu borrador... ahi te lo dejo.

Perro… para los amigos. Tú me puedes llamar Ericka.
Seriedad, ironía, sarcasmo. Pequeños sentimientos que vienen de una persona que conoces en una noche, persona de la que escuchas hablar por algunas semanas y cuando la conoces a primera vista piensas que es todo lo que esperabas, pero después…. No sabes que pensar.
Fue un día 22 de Marzo de 2008 cuando nos encontrábamos en el Hard Rock Café por que asistiríamos a un concierto del amigo de Moony. Eran las 10:00 pm, entramos al lugar, la pasamos muy bien, el concierto-concurso de bandas de rock había llegado a su fin y teníamos que sellar el boleto del estacionamiento. Se adelantan Ericka (Padfoot) y Monty para pedir una cerveza y que les sellasen después el boleto de estacionamiento y fue el momento del primer acercamiento.
Jacob Abraxam: Hola ¿Cómo te llamas?
Ericka (Padfoot): Voltea con la mirada más amenazadora que pudo haber hecho, llegando la seriedad a su rostro, cambiando la expresión facial y omitiendo las sonrisas. Me llamo Ericka, pero mis amigos me dicen Perro. Tú me puedes llamar Ericka.
:O :O :O :O :O :O :O :O :O :O
Monty: ¡Perro! No seas grosera…
Ericka (Padfoot): ¿Qué? Y se voltea dignamente, omitiendo al interlocutor y siguiendo con lo suyo.
Las horas pasaron y con ellas se fueron olvidando las primeras impresiones. Nos fuimos a la cueva de los lobos en donde siempre nos solíamos reunir todos y ahí, en ese lugar… las cosas tomaron un rumbo diferente.
Fueron unas palomitas y una cerveza los que unieron una amistad, a dos personas, dos mundos, dos vidas, dos caminos, que por muy diferentes que pudiesen parecer, encontraron su punto exacto de comunión.
Hoy, celebro un año de amistad con el Perro. Aquella Ericka que sólo era para los amigos, la chica prepotente y dura. Es un año de tantas experiencias

Publicar un comentario

No siempre podremos estar de acuerdo en todo lo que decimos, pero no lo sabremos hasta que lo expreses. ¡Comenta!